domingo, 30 de junio de 2019

Geografía de Australia

Australia se ubica al sureste de Asia y al oeste y sur del océano Pacífico. Tiene una extensión de 7 682 400 kilómetros cuadrados convirtiéndose en la isla más grande de Oceanía.



Limita al norte con el Océano Pacífico y los mares de Timor y Arafura; al sur y oeste con el Océano Indico; al este con el Océano Pacífico.

El relieve de su territorio presenta tres aspectos: Alta Montaña, representada por la cordillera de Newcastle y los llamados Alpes Australianos, siendo el pico más alto el Kosciusko con 2 230 metros. Mesetas de tipo desértico, que se dan en la zona occidental, donde se ubican los desiertos de Victoria, Gibson y Arana. La llanura central, o gran depresión, que va desde la bahía Carpentaria, al norte, hasta Adelaida al sur.

La hidrografía de Australia presenta pocos ríos, siendo el más notable el Murray-Darlingen la depresión central, y los lagos Eyre, Torrens y Gairdner. El clima es tropical, seco, en los lados litorales; continental al interior; y templado en la región del sudeste.


La población de Australia asciende a 17 500 000 de habitantes con una densidad de 2,3 de habitantes por kilómetro cuadrado y una tasa de crecimiento de 1,4% anual. En su gran mayoría son instruidos ya que el analfabetismo sólo tiene un índice de 0,5%.

La forma de gobierno australiano es el de una monarquía, donde el poder Ejecutivo recae en la reina de Gran Bretaña, que se hace representar por un Gobernador General, quien es asesorado por el Primer Ministro. El poder Legislativo lo forman los senadores y los representantes elegidos por cuatro años. Además, cada estado tiene, autónomamente, su gobernador general. Políticamente, seis estados y dos territorios integran Australia. La capital es la ciudad de Canberra, y otras ciudades importantes son: Sydney, Melbourne, Brisbane y Perth.

Sus recursos naturales son: trigo, cebada, avena; ganado vacuno, ovino, porcino; minerales: hierro, plomo, niquel, magnesio y estaño. Australia es un país desarrollado industrialmente, sobresaliendo de manera importante, en lo relacionado con la lana (que es primer productor mundial) y productos de ganado vacuno (carne y leche).